16 de noviembre de 2009

Jamás: el esfuerzo hecho realidad

CARLOS RIVERA DIAZ

Tenía curiosidad de ver como el grupo de Teatro de La Salle (Santander) resolvía la complicada situación de enlazar la historia de EL Diario de Ana Frank con El Niño de Pijama a Rayas. El resultado es un espectáculo diferente que mezcla ambas historias con la música del musical de Ana Frank que se pudo disfrutar en el Teatro Calderón de Madrid el pasado año.

Conozco de primera manos los sacrificios y el esfuerzo que necesita un montaje aficionado. Muchas horas de ensayos para que un día el telón se levante y el público valore el trabajo `artístico ́ detrás.
Este es el segundo montaje de La Salle que he podido disfrutar. El anterior fue una revisión de la divertida El Diluvio Que Viene. Creo que repetiré viendo el siguiente montaje de estos futuros actores.
Tiene mérito subirse a un escenario de forma profesional; pero aún más cuando los medios no son lo que abundan en lo que se llama teatro amateur. Y es que si hay algo detrás de todo esto es simple y llanamente: pasión. Pasión por el escenario
Ha sido un placer disfrutar del espectáculo. La sencilla escenografía recrea La Casa de Atrás del Diario de Ana Frank o la rendija por la que comparten confidencias los amigos de El Niño con el pijama de Rayas. Se complementa con ilustrativas producciones audiovisuales.
En el variopinto reparto destacan nombres como el de Javier Gómez en la piel de Otto, el padre de Ana Frank, Daniel Cuende como el narrador de la historia o María Fraile como Ana Frank, por poner unos pocos ejemplos.
Que sigan los éxitos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.